Pautas y contraseñas (1986)

Actualizado: 13 de nov de 2018

Por Miguel Brascó. Mayo 1986.

Exposición de Jorge Michel en Salas Nacionales

Episodio estético fundamental en mayo, comienzos de junio, es muestra de esculturas realizadas por personaje mayor de Buenos Aires, Jorge Michel. Quince obras enormes (hasta una tonelada y media) de piedra y acero exhibiéndose en Palais de Glace, acontecimiento inusual desde hace añares. Michel pertenece por derecho propio a Crónica Top de Argentinos Fuera de Escala, glorias nacionales relativamente secretas y prolijamente ignoradas, y es personaje probablemente soñado en simultánea por John Dos Passos, Joyce Cary y Anthony Burgess. Faceta Dos Passos: estilo existencial con etapas en contraposición antípoda. Marinero en buques de carga (1944-1956) y varios periplos oceánicos completos; figura exitosa inmediatamente después (1957-1968) en ambientes publicitarios y corporativos (Siam Di Tella, Lowe, CanW 13, etc) siempre atildado en atuendo franela gris, corbata italiana, et al; escritor y poeta al mismo tiempo, amigo inseparable de J. Carlos Onetti, cautivante narrador de cuentos, sabio en culinarias y experto total en estaños; artista de la piedra súbitamente a partir de 1968 (18 agosto, 16.22 horas), dedicación integral a escultura en enorme taller de Barracas (placita Herrera), etapa Joyce Cary (La Boca del Caballo) de creatividad irrefrenable en jeans y gorra marinera. Intervención de Burgess: complejidades psicológicas de personalidad literalmente insondable tras equívoca apariencia de simplicidad tipo pan-pan vino-vino.


Observadores curiosos del espectáculo nacional deben mantener figura de Jorge Michel permanentemente en pantalla, por algo fue seleccionado como tapa de presente edición Pautas & Contraseñas. Sus actitudes inspiradas en filósofo francés escéptico positivo (su descripción) Emili Marcel Cioran, básicamente la frase: "La piedra no miente, la vida es la no-vela de la materia". En aspecto estético, seguidor del USA lsamo Noguchi, genio semi-ignoto de 86 años y origen japonés, ducho en trabajar la piedra mediante técnicas occidentales para cincelar esculturas intensamente orientales.



Entre octubre y diciembre 1984, junto con (otro notable) es-cultor Pablo Larreta y Omar Estela, Michel realizó valiosa experiencia artístico-pedagógica-recreativa en la Recoleta. Todos los días, 07 a 19 horas, trabajaron granitos y basaltos de Buenos Ai-res provincia, bajo los pinos que menea el viento y frente a numeroso público siempre fascinado, ocasionalmente cooperativo en trajines menores de tallado. Este episodio clave de arte efectivamente comunitario sin macaneo demagógico psico-zurdo pasó desmemoriado, como era previsible, ante habituales crónicas bobetas de visión hipermétrope. La muestra Michel en Palais de Glace (Ayacucho y Posadas) permite oler, tocar, mirar tres enjundiosos años de sólida creación escultórica. También conocer. dialogar, curtir a este personaje estremecedoramente intenso, complejo, sencillo, profundo y divertido que es Jorge Michel. Absolutamente no se lo pierda.






0 vistas