Diálogo con la materia y el volumen (1986)

Actualizado: 13 de nov de 2018

Por Jorge López Anaya – Revista ARTINF 60/61 – Primavera 1986.

Exposición de Jorge Michel en Salas Nacionales

Una visita a la muestra de esculturas de Jorge Michel, realizada en Salas Nacionales, remite a la historias “material” de la escultura. Sus trabajos de granito, guayacán, basalto, bronce, travertino, lapacho negro, acero fundido, mora y sus dimensiones de referencia megalítica, no pueden hacer sino que la memoria rescate de la historia el hallazgo del instrumento, de la herramienta que confiere un nuevo poder al hombre posibilitándole la creación de deidades y utensilios.


Jorge Michel parece revivir aquella experiencia con su diálogo con las materias más diversas, muchas veces hostiles, de difícil tratamiento, que emplea en todas sus obras. No hay duda que esta muestra –que reúne diecinueve piezas- plantea el problema del encuentro entre el escultor y su materia. Los resultados son diversos. En algunas obras el artista pone de manifiesto la naturaleza cerrada del volumen, o bien provoca en él una apertura. En ocasiones se interesa por las masas equilibradas, de estructura axial, otras veces la forma se torna orgánica. Las superficies de los volúmenes tienen gradaciones que van desde las pulimentadas y brillantes a las rugosas.


Michel es un artista que se resiste a exponer sus trabajos. Esta es su primera muestra individual después de largos años de trabajo.

En todos los casos sus formas, aún cuando estén ligadas a un talante “estatutario”, vinculado con la tridimensión volumétrica, no refieren a la imagen del hombre. Los volúmenes, de misteriosa sugerencia en algunos casos, remiten inevitablemente a dólmenes y menhires, que aún subsisten como testimonio de una –quizás la primera– cultura espiritualista. Quien contemple estas esculturas advertirá este parentesco insinuante y emotivo. Más aún, en ocasiones sus esculturas adquieren la apariencia de extraños y gigantescos instrumentos rurales, casi desconocidos, que parecen querer recuperar la memoria perdida.

Michel es un artista que se resiste a exponer sus trabajos. Esta es su primera muestra individual después de largos años de trabajo. Recuerdo la frase de Miguel Ángel: “mis formas escultóricas están virtualmente contenidas en el bloque de mármol; basta quitar la piedra excedente para que esos volúmenes salgan a la luz”. Michel sabe que la creación artística no tiene una única dimensión ubicada en el espíritu, que es necesario tener en cuenta los procesos técnicos. No ignora la necesaria traducción de la materia a formas y volúmenes por la acción del artista.

0 vistas